SALIÓ A LA LUZ UNA CARTA ESCRITA POR FERNANDO BÁEZ SOSA CON SUS 13 OBJETIVOS DE VIDA

Nacionales 04 de febrero de 2020 Por
Su mamá la encontró en la habitación de su casa. Escrita de puño y letra, Fernando Báez Sosa tenía claro cuáles eran los objetivos que quería cumplir.

Hace ya dos semanas que recibió el peor llamado de su vida, el de un comisario que le decía que Fernando, su único hijo, estaba muerto.

 Los padres de Fernando en una de las marchas para pedir Justicia
Lloró, gritó, golpeó. No podía entender lo que había pasado, porque su hijo “no se lo merecía”. “Tan lindo, tan bueno mi hijo”, recordó entre lágrimas.

Su casa en el barrio porteño de Recoleta permanece en silencio. La habitación de Fernando está intacta y Graciela confiesa que le cuesta entrar. Recién el domingo se animó a ver qué tenía su hijo. Encontró un diario íntimo donde él escribía todo lo que le pasaba: “Continuará”, dice en la última hoja. Gg

Además, encontró una hoja de papel blanca y arrugada. En puño y letra, Fernando Báez Sosa escribió sus trece objetivos de vida:

1) Participar del proyecto “Servir” (un plan solidario en el que se ayuda a refaccionar escuelas públicas de la provincia de Buenos Aires)
2) Afianzar mi grupo de amigos y mantenerlo
​3) Siempre ser como soy con todos. Mostrarme como soy.
4) Madurar con mi decisión universitaria ​
​5) Terminar el secundario como me hubiera gustado.
4) Mantener el grupo de amigos
​5) Seguir trabajando
6) Seguir con la carrera y que me vaya bien
7) Viajar
8) Aprender a concentrarme más
9) Ahorrar
10) Dejar el celular
11) Apagar la computadora y la tele
12) Estudiar
​13) Viernes de caridad

Fernando Báez Sosa estudiaba Derecho en la UBA y había aprobado todas las materias. Había empezado a trabajar desde su casa en un proyecto publicitario y, con la plata que ganó, decidió irse de vacaciones a Villa Gesell, donde lo asesinaron a patadas a la salida de un boliche.

“En la semana, cuando tenía que ir a la facultad, le costaba despertarse y había que insistirle, pero los sábados, que tenía fútbol, siempre arrancaba temprano”, recordó su mamá. Y agregó: “Le encantaba jugar, era defensor, hincha de Boca”.

Graciela y su marido recibieron este lunes el llamado del Papa Francisco, quien les envió sus bendiciones y los acompañó en el dolor. “Quiero decirles que Fernando está en mis oraciones y que esto que pasó es muy doloroso para todos”, les dijo.

Ultimo Momento Noticias

estamos donde tenemos que estar.

Boletín de noticias


20200201_144603